CABO DE FINISTERRE

Allá por tiempos del Imperio Romano, este punto de difícil acceso era considerado el más occidental del mundo, propicio para las leyendas por a su ambiente mágico y misterioso. En Fisterre es donde acababa la Tierra y empezaba lo desconocido.

Se trata de una rocosa lengua de tierra de 1,5 km. de ancha que se adentra en el mar 3 km. El mismo Décimo Junio Bruto no quiso despedirse como vencedor de estas tierras sin acercarse hasta aquí para ver cómo el Sol se hundía en el mar.